El dolor, la unión, el tejido y Tracey…

Estándar

Lo que pasa en el país duele. Lo que vemos a diario en la calle duele. Lo que dicen y lo que callan las y los políticos duele. Los cólicos duelen.

Todo está relacionado, todas las tradiciones de medicina, todas las tradiciones espirituales (menos la biomédica) dicen: somos uno, todo tiene que ver con todo. Yo casi siempre tengo cólicos cuando me baja. A veces menos fuertes, a veces más. Esta vez mucho más. Y lloro, y respiro y me duele. Mi compañera Pati, partera en formación en El Paso, TX dice que ve muchas hemorragias después de los partos que atiende. El 90% son mujeres de Ciudad Juárez. Son mujeres sanas de las cuales no “esperarías” una hemorragia, la mayoría con dieta saludable, bebé saludable, trabajo de parto saludable. Pati siente que ellas sangran porque es un llanto colectivo por lo que pasa en Juárez. Las parteras siempre han dicho que la matriz llora lo que una persona no llora. Pienso que la tesis de Pati no es nada descabellada. Lo que pasa afuera, pasa adentro y vice versa. Lo que hemos dicho siempre las y los que trabajamos con partos y nacimientos: la manera de nacer afecta quien eres en la vida. La violencia no es gratuita ni llega “de repente”, es parte de un sistema que se nos mete silenciosa y no tan silenciosamente. Y lo que acabo de escribir tiene todo que ver con lo que pasa políticamente, con las matanzas, las desapariciones, la violencia sutil y no tanto.

Nos estamos organizando, todo el mundo, todas y todos a su manera. Muchas y muchos nos preguntamos: ¿qué más a parte de marchas y gritar en el facebook que estamos hartas y hartos? Paro económico, no comprar a menos de que sea a quien conocemos (es difícil pero factible), hacer cosas nosotras/os mismas/os e intercambiar, hacer teatro (visible e invisible) en el transporte público, cuidarnos (apapacharnos, divertirnos, darnos tiempo… recordar lo de adentro y afuera, creo que más aún cuando andamos en movimientos y al servicio de otra gente, TENEMOS que velar también por nosotras y nosotros, cada quien por sí misma/o y mutuamente), cocinar rico, estar con amistades/familia, hacer actividades que nos hacen felices, trabajar en lo que nos hace felices, no apoyar este sistema en lo que se pueda (y en lo que no se puede, no autoflagelarnos por eso), tomar acciones políticas en las calles, las casas, las camas, cortar relaciones que no nos hacen felices, relaciones de poder verticales, relaciones violentas.

Hay que actuar a diario, de todos los frentes, desde la rabia, desde el amor, desde el saber, desde la economía… desde cada una, cada uno, desde nuestras relaciones a diario (amorosas, económicas, afectivas, profesionales). Sino así, cómo? Sino ahora, cuando? Sino nosotras y nosotros, quiénes?

No se olvida

Estándar

Bebés del dos de octubre! Nacieron hoy Nura y Alejandro (de diferentes mamás, aclaro), bienvenida/o! Nacieron en una fecha tan memorable, llena de significado, de dolor, de esperanza… de sentimientos encontrados. Y como Dos de Octubre no se olvida, quiero escribir un poco sobre qué significa, qué significa no olvidar la lucha, la idea de cambio, la esperanza.

índice1

El otro día pasé por la marcha de las y los estudiantes del Poli (y de otras escuelas que se solidarizaron) y me emocioné, pensé, wow, genial, la gente sí está despierta, la gente sí se mueve, la gente sí actúa, la gente sí lucha… Me puse igualmente a pensar que muchísimas veces, como estudiante, se es activa/o, se lucha, se actúa, se tiene más tiempo (muchas veces, sé que no es el caso de todo el mundo)… pero sales de la carrera, agarras una chamba, tienes bebés, etc y nos volvemos a veces muy apagadas/os. No es que no tengamos las mismas ideas pero justificamos nuestra inercia con que no hay tiempo, con que el crío va al kinder, con que debo trabajar pa pagar la renta y mil cosas así. Yo no sugiero que eso sea mentira, sé que no lo es. Sí sugiero que hay maneras de integrar las dos cosas, la vida diaria, las obligaciones y responsabilidades que vienen de repente con un trabajo fijo (y no fijo), la crianza de hijas/os, la construcción de una casa, y la lucha, las ideas de cambio, las ganas de no perder la esperanza.

Pensé, esas luchas son importantes, esas marchas, esa organización son fundamentales. Pero sí es cierto que las luchas estudiantiles históricamente han sido unas de las más activas, de las más tajantes, y las más organizadas. ¿Qué pasa con las demás causas? ¿Qué pasa con otros sectores de la población que no se toman (porque no quieren, no pueden o creen que no pueden, etc) el tiempo y el espacio de hacer marchas, de visibilizar, de organizarse? No me malentiendan, yo no creo que las marchas sean EL instrumento de cambio, creo que hay muchísimas formas y todas son importantes, las marchas más que nada veo que son importantes para visibilizar, colocar el tema en el debate público, en las calles, no solamente en facebook y twitter (que tienen su importancia).

Entonces, ¿dónde están las marchas (pero mega marchas y con repercusión real) para exigir la aparición con vida de nuestras/os desaparecidas/os? ¿Cómo hacer campaña por los ríos, los mares y los campos, tan contaminados y maltratados aún siendo nuestra única fuente de vida/alimento? ¿Cuándo marchamos y hacemos ruido, pero chido, a favor de partos dignos, humanizados, nuestros? Esas causas son menos importantes? ¿Tenemos menos tiempo? Nos parece más fácil marchar en la universidad y ya que trabajamos, no hay espacio? El parto, el nacimiento, la única experiencia, junto con la muerte por la que atravesamos TODAS las personas sin excepción, no merece más atención? Dónde están las familias reclamando, ¿dónde está mi partera?

Ninguno de esos temas se puede separar del otro, todo es parte de una red, la lucha por partos dignos nos lleva al feminismo que nos lleva a la ecología que nos lleva al apoyo al campesinado que nos lleva a especies endémicas que nos lleva a justicia y soberanía alimentaria que nos lleva a pueblos indígenas que nos lleva a saber medicinal que nos lleva a partos…. y así continúa el ciclo (y faltan temas).

Entonces, hablando de partería, partos, mujeres, cuerpos, pienso que es muy importante

      1. Hablar e incidir – como sea que se haga eso, a través de marchas, plantones, proyecciones de películas, teatro, fanzines, cápsulas de radio, plática en un café, artículo en un blog, etc – como mujeres, hombres y familias; como dice una hermana partera “si tienes ombligo, esto te compete!”
      2. No organizarnos por separado. Claro está que cada quien trabaja y actúa desde su trinchera, nadie puede estar en dos marchas al mismo tiempo pero es fundamental mantener y alimentar la red.
      3. No solamente parir con partera, contratar una doula, tener un parto en agua, sino también hacer eso público (tal vez a veces es mejor hacerlo después del parto, pa cuidar los nervios de la suegra y la hermana y demás personas que se pueden poner susceptibles cuando les dices que parirás en casa), hablar de eso, difundirlo, marchar a favor de más parteras, más doulas, más (todos, no?) nacimientos en paz, en dignidad y con amor. Ese trabajo lo estamos haciendo poco a poco las parteras, doulas, y aliadas/os pero necesitamos el apoyo de las mamás que hemos acompañado, de los papás que hemos apoyado para una transición más llevadera hacia la paternidad (la GRAN incógnita, si la maternidad lo es, pos la paternidad igual…), las/los bebés que hemos visto nacer, recibido, abrazado, las familias que hemos visto abrazar el parto en casa, las mamás que han apretado las caderas de sus hijas en trabajo de parto, las/los hermanas/os mayores que han acompañado la bienvenida de sus hermanitas/os,….
      4. Dejar de hablar de CULPAS. Gracias!
      5. Hablar de nuestros abortos, de nuestros partos, de nuestra sexualidad. Hablar del rol del hombre. Hablar entre hombres de abortos, partos y “cosas de mujeres”. Hablar entre mujeres de abortos, partos y “cosas de mujeres”. Parte de por qué está TAN bien sostenido este sistema patriarcal (racista, etc etc) es que no rompemos el silencio, no señalar lo que vemos que está mal, que nos pesa, que nos prejuicia, que nos afecta, preferimos no informarnos, no responsabilizarnos. No digo que todo el mundo lo tenga que hacer pero entonces es asumir las consecuencias…

Así como comenté en el artículo “La discusión sobre nosotras sin nosotras” (https://cuerpomujerarte.wordpress.com/2014/09/22/la-discusion-sobre-nosotras-sin-nosotras/), creo que es esencial ser sujetas/sujetos de nuestras vidas, nuestra sexualidad, nuestros abortos, nuestros partos, y no “objetos del debate”, mujeres y hombres por igual.

Dos de Octubre no se olvida, ni tampoco las mujeres maltratadas en parto, ni los ríos contaminados, ni la falta de acceso a un aborto seguro, ni el genocidio de Ríos Montt, ni la destrucción arrasadora de la selva y su medicina, ni las/los compañeras/os desparecidas/os en nuestro país y en otros, ni la censura en China ni el asesinato de Thomas Sankara en Burkina Faso. Pero tampoco se olvida la esperanza, el amor, los huertos que empiezan a crecer en las esquinas de cada ciudad, la unión, las familias apropiándose de sus partos, las redes de apoyo, contención e información, no se olvidan las madres organizadas buscando a sus hijas, las tortillerías vendiendo tortillas de nixtamal y no de maseca, las doulas empezando a entrar a hospitales públicos, no se olvida el cambio que se está dando en cada rincón, con mucha creatividad y riqueza.

La discusión sobre nosotras sin nosotras

Estándar
La mujer decide....

La mujer decide….

Se acerca el 28 de septiembre, cumpleaños de una maestra y amiga y además Día de Acción Global por un Aborto Legal, Seguro y Gratuito.
El debate, como siempre, no es con las mujeres que somos las que abortamos sino entre politicOs, médicOs, sacerdotes, casualmente casi todos hombres… ¿dónde estamos las mujeres cuando otras personas (hombres) hablan, deciden y legislan sobre nosotras y nuestros cuerpos?

Hace poco vi el documental “After Tiller” ( aquí el link por si lo quieren ver online, en inglés, sin subtítulos: http://www.putlocker.tw/watch-after-tiller-online-free-putlocker-2013.html ), que habla de las cuatro personas que quedan en EEUU practicando abortos en el tercer trimestre del embarazo (27 a 40 semanas de gestación) después del asesinato del Dr. George Tiller. Tiller era un médico cuya clínica donde ofrecía abortos (también) en el tercer trimestre, ya había sido objeto de un atentado de bomba en 1986 y el mismo había sido víctima de disparos en sus brazos en el 1993, en ambas ocasiones, la agresión venía de activistas anti-aborto/pro-“vida”.

El documental me gustó bastante porque pone sobre la mesa el tema de aborto en el 3er trimestre y muchas veces, aquí en Latinoamérica estamos hablando apenas de la posibilidad del aborto antes de las 12 semanas… y ni pensar en después de eso. En el documental vemos el debate sobre el aborto en la tele, en la calle, en las clínicas de aborto, en entrevistas con las/los médicas/os. Y me sigo preguntando ¿dónde estamos las mujeres? Es importante saber de y tener el debate con los medios, la comunidad médica, las/los gobernantes pero… si esas clínicas están abiertas no es porque esas/os médicas/os sean pecadoras/es y ayudantes de satanás, es porque las mujeres buscamos y queremos esos abortos, es porque hay mujeres que usamos esas clínicas. Y ¿dónde estamos dentro del debate?

Ni se nos pregunta ni (pareciera) nosotras nos paramos a dar nuestra opinión, participar, decir “alto” a todos esos asaltos a nuestro cuerpo y nuestra libertad. Y creo que es importante y esencial que lo hagamos. Como con los partos, mientras las usuarias, las mujeres y nuestras familias/amistades que nos rodean y acompañan, no decimos nada, no exigimos, no nos tomamos la libertad de decidir nosotras, el patriarcado seguirá vivo y bien, gracias. Se seguirá hablando de los “derechos del no nacido” más que del nuestro, de los médicos que irán “directito al infierno” más que la necesidad de las mujeres de tomar decisiones libres, de determinar nosotras mismas como vivir nuestra vida, nuestra sexualidad, nuestro cuerpo. No me mal interpreten, agradezco que estén esas/os médicas/os que practican abortos, que apoyan la libertad de las mujeres, que confían en las mujeres, que creen que las mujeres tomamos decisiones informadas y conscientes. Pero siento que no deberían estar en el centro de un debate que debería ser sobre, por y para las mujeres (y sus familias/amistades), uno porque se exponen como blancos (y se les trata como tal, no solamente ellas/os se ponen pues…) y dos porque, como dije arriba, estarían sin trabajo si no hubiera mujeres que acudieran.

También en el Distrito Federal, México, si una acude a las clínicas que ofrecen abortos (hasta las 12 semanas), cuando las mujeres se forman a las 6/6 y media de la mañana hay grupos pro vida, rezando, ofreciendo ultrasonidos en un camión que estacionan al lado de las clínicas (que sabemos son falsos porque se han metido mujeres no embarazadas y les muestran en el ultrasonido las caras de sus “bebés”, supuestamente de muchas más semanas que 12 y obviamente tratando de convencer a la mujer que no aborte y que dé en adopción a su bebé, si no la/lo quiere) y cantando que la guadalupana bajó del Tepeyac, mientras las rejas de la clínica se abren y las mujeres entran. A nadie le interesa obviamente en esos momentos discutir con esos grupos. Pero sí molestan. Sí incomodan. Sí culpan. Y aunque ahora las mujeres son el blanco (y no las/los médicas/os), no son una parte de igual poder en el debate, son apenas objetos sobre los que se vierten las acusaciones, el peso, la vergüenza.

Cada día acuden mujeres a esas clínicas, a veces 20, 30 mujeres. ¿Qué poder político tendríamos si todas las mujeres que abortamos (y también las que parimos, muchas con violación de nuestros derechos y libertades) habláramos, nos uniéramos, fuéramos partícipes activas del debate público? Yo no exijo que toda mujer hable de sus abortos pero abogo por tener una voz más fuerte dentro de la discusión. ¿La discusión sobre nosotras sin nosotras? Nunca más!

Talleres de ginecología natural – Descubriendo mi propio camino

Estándar

Vengo regresando de Tepic, Nay. Se acaba de llevar a cabo la quinta edición del Festival del Círculo de Mujeres Creadoras, mujeres que re que te rifan, se organizan, organizan festivales, bazares, formaciones, de forma totalmente independiente y gratuita… ¿cómo no amarlas, apoyarlas y sentirse inspiradas/os?

Una compañera, Gabi, maestra de yoga kundalini y yo, Hannah, fuimos invitadas a dar un taller de ginecología natural, combinado con yoga. Entonces surgió la creación de “Descubriendo mi propio camino”: Un taller de dos días para mujeres, explorando el tema de la menstruación, la fertilidad consciente, las infecciones, información teórica, ejercicios prácticos, yoga y meditación para sentir y relajar el útero y la pelvis.

 

En pleno intercambio...

En pleno intercambio…

Fue un intercambio rico, nutricio, todas aprendiendo de todas, y al final, las mujeres que llegaron al taller, se fueron con la idea de seguirse reuniendo en círculo, de continuar la charla, la exploración,y la retroalimentación. Creemos que es muy importante que las mujeres (y también hombres, nadie dice que no!) nos juntemos en círculos, discutiendo nuestra situación como mujeres en la sociedad, la opresión, la sororidad, nuestra vida interior, la culpa, la alegría y como todas estas cosas están ligadas, haciendo del intercambio de la palabra, la información y la opinión una practica liberadora. Si conocen Uds círculos de mujeres en su entorno, háganoslo saber, compártanlo, si no hay, crean uno, empiecen la plática, cualquier tema es bueno; siempre hay opciones!

Seguiremos compartiendo el taller en el DF y en otros lugares donde tengan interés, ganas, inquietud. Pueden escribirnos al cuerpo.mujer.arte@gmail.com y siempre veremos como las/los podemos apoyar.
Próxima fecha para el taller en el DF: 25, 26 y 27 de julio de 12 a 6 pm en el Ashram, Niños Héroes #70, a una cuadra del metro Villa de Cortés. Informes por aquí!!!

Nuestras aliadas las plantas

Nuestras aliadas las plantas

Aquí más info sobre las chingonsísimas Mujeres Creadoras:  Lee el resto de esta entrada

La placenta y otras maravillas…

Estándar

Después del parto del/a bebé, sale la placenta. Este órgano asombroso es lo que nos nutrió, proporcionó oxígeno – en dos palabras, nos mantuvo durante nuestros primeros nueve meses de vida. Produce también (entre otras hormonas) gonadotropina coriónica humana, la hormona que hace que salgan positivas las pruebas de embarazo.

En muchas culturas la placenta es vista como la gemela del/a bebé porque se creó a partir de las mismas células, o sea el mismomaterial que ella/él. Después del parto, hay muchas costumbres alrededor de qué hacer con la placenta, se quema, se entierra muchas veces. Sin embargo, en nuestra cultura occidental urbana, la norma es que la vemos como deshecho y termine en la basura del hospital donde parimos. Pero considerando que todas las mamíferas se comen su placenta después de parir, sabemos que hay maneras de aprovechar todo lo bueno que la placenta trae. Inmediatamente después del parto, un pedacito de la placenta puede parar hemorragias  y en el posparto en general, ingerir la placenta tiene múltiples beneficios para la mamá. Equilibra las hormonas, sube el nivel de hierro, ayuda a que baje más rápido la leche, da energía. Una mamá recién mencionó que cada vez que se tomaba una cápsula de placenta, se sentía como si se hubiera echado un cafecito. Además, si se procesa la placenta de manera que se puede conservar, servirá también para cualquier problema de salud después y en la menopausia.

               Una forma muy común de ingerir la placenta es en cápsulas. Para eso se deshidrata, se muele y al final se encapsula. De una placenta salen generalmente entre 100 y 200 cápsulas que pueden durar toda la vida. Otra opción es la tintura que se hace con un pedacito de la placenta en alcohol y así elaborar una tintura madre a partir de la cual se pueden hacer microdosis u homeopatía. Se puede también consumir cruda, en licuados por ejemplo.

              Finalmente, sea la que sea la manera en la que usamos nuestra placenta, vale mucho la pena honrarla (enterrándola, usándola para una ceremonia, consumiéndola), darle su lugar, agradecerle ese trabajazo que hizo para nuestras/os bebés en su primera fase de vida.

             Contáctanos para más información o servicio de encapsulación/elaboración de tintura:
cuerpo.mujer.arte@gmail.com