La placenta y otras maravillas…

Estándar

Después del parto del/a bebé, sale la placenta. Este órgano asombroso es lo que nos nutrió, proporcionó oxígeno – en dos palabras, nos mantuvo durante nuestros primeros nueve meses de vida. Produce también (entre otras hormonas) gonadotropina coriónica humana, la hormona que hace que salgan positivas las pruebas de embarazo.

En muchas culturas la placenta es vista como la gemela del/a bebé porque se creó a partir de las mismas células, o sea el mismomaterial que ella/él. Después del parto, hay muchas costumbres alrededor de qué hacer con la placenta, se quema, se entierra muchas veces. Sin embargo, en nuestra cultura occidental urbana, la norma es que la vemos como deshecho y termine en la basura del hospital donde parimos. Pero considerando que todas las mamíferas se comen su placenta después de parir, sabemos que hay maneras de aprovechar todo lo bueno que la placenta trae. Inmediatamente después del parto, un pedacito de la placenta puede parar hemorragias  y en el posparto en general, ingerir la placenta tiene múltiples beneficios para la mamá. Equilibra las hormonas, sube el nivel de hierro, ayuda a que baje más rápido la leche, da energía. Una mamá recién mencionó que cada vez que se tomaba una cápsula de placenta, se sentía como si se hubiera echado un cafecito. Además, si se procesa la placenta de manera que se puede conservar, servirá también para cualquier problema de salud después y en la menopausia.

               Una forma muy común de ingerir la placenta es en cápsulas. Para eso se deshidrata, se muele y al final se encapsula. De una placenta salen generalmente entre 100 y 200 cápsulas que pueden durar toda la vida. Otra opción es la tintura que se hace con un pedacito de la placenta en alcohol y así elaborar una tintura madre a partir de la cual se pueden hacer microdosis u homeopatía. Se puede también consumir cruda, en licuados por ejemplo.

              Finalmente, sea la que sea la manera en la que usamos nuestra placenta, vale mucho la pena honrarla (enterrándola, usándola para una ceremonia, consumiéndola), darle su lugar, agradecerle ese trabajazo que hizo para nuestras/os bebés en su primera fase de vida.

             Contáctanos para más información o servicio de encapsulación/elaboración de tintura:
cuerpo.mujer.arte@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s